Leyendo libros y meditando en familia

Muchas veces en la familia se pierde el diálogo, se deja de hacer cosas juntos.
Ante los padres o los abuelos le veían a sus hijos o nietos, se dedicaba un tiempo a la oración en familia, se jugaba a distintos juegos con Los Chicos en el patio.
Eran cosas buenas, saludables y competitivas que podríamos implementar en el tiempo en el cual vivimos, donde Aparentemente tenemos menos horas libres, pero solemos estar más estresados y angustiados que lo que estaban nuestros padres.
Podríamos aprender a meditar y dedicar 10 minutos diarios a esta práctica en familia.
Son muchos los beneficios que genera meditar, tanto en lo mental psíquico como en lo físico.
Otra de las prácticas que podríamos implementar aunque fuera una vez a la semana podría ser la lectura familiar, una reunión en familia donde se compartan textos breves y lindos que permitan reflexionar, reír y pensar.


Nestor O Salgado
Coordinador Editor
(si desea escribirnos utilice  el formulario del blog, gracias)